¿Qué es el lucro cesante?

Cuando se habla en términos de negocios la ganancia es un aspecto de gran preocupación por las partes. Al mismo tiempo, cuando ocurre algún suceso imprevisto que afecte nuestros ingresos, es preciso saber las armas legales que tenemos a disposición para reclamar la indemnización.

Por otro lado, también es vital conocer que podemos hacer ante demandas sin fundamento sólido. A continuación, en este post hablaré acerca de la indemnización por lucro cesante, ¿Qué es?, y ¿cómo puedes saber si tu situación se ampara en la ley de lucro cesante?

Lucro cesante; definición

Este término lucro cesante hace referencia al daño patrimonial, en el que se deja de percibir ganancia debido a una acción ilegal, el cual abarca el incumplimiento de un contrato o el daño de un tercero. Ahora bien, la parte afectada debe probar la existencia del mismo a fin de que el causante de la perdida lo indemnice por daños y perjuicio.

Al mismo tiempo que se repara el lucro cesante, también se debe tomar en cuenta el daño emergente.

¿Qué es el daño emergente?

Son todos los costes de reparación ocasionados por el incumplimiento del contrato o el perjuicio. Te daré un ejemplo para que te quede claro este aspecto interesante.

Imagina que un automóvil colisiona contigo. Tu vehículo es un taxi, por consiguiente, en el choque ocurren algunos daños materiales. Debido a esta situación el taxi debe estar 30 días en el taller. Aquí se percibe dos tipos de perjuicios que puedes reclamar para que se te indemnice:

  1. La reparación total de tu vehículo. Obviamente debe quedar exactamente igual que antes de la colisión.
  2. Pérdida de ganancia o ingresos futuros. Es decir, si tu taxi estará 30 días en el taller, la parte culpable debe hacerte una Indemnización por lucro cesante o daño emergente (pérdida de ingresos durante ese mes de inactividad laboral).

Este tipo de reclamos está amparado por la ley, de hecho, el código civil en su artículo 1106 expresa claramente lo siguiente: “la indemnización de daños y perjuicios comprende, no sólo el valor de la pérdida que hayan sufrido, sino también el de la ganancia que haya dejado de obtener el acreedor, salvas las disposiciones contenidas en los artículos siguientes”.

Sin duda que esta ley establecida es totalmente justa. Por lo tanto, debido a esta situación es preciso que tomemos cartas en el asunto, en primer lugar, para reclamar el perjuicio infringido o, por otro lado, para rechazar la denuncia.

Es decir, debido a todo lo que implica, la parte demandada debe también conocer cuáles son sus derechos.

¿Cómo se prueba el lucro cesante?

Una vez que se ha probado que la parte demandada es culpable por los daños, se empieza un proceso legal que puede ser algo controversial. En primera instancia, reparar los daños presentes, como por ejemplo cuando se ha hecho un daño físico material, no es difícil. En esta situación, basta con enseñar un documento legal de cobro de reparación.

La situación puede complicarse cuando se demanda por perdida de ganancia futura. El lucro cesante exige que siempre se pruebe, no obstante, la ganancia futura puede ser difícil de probar.

Puede estar envuelto las expectativas de ingreso de futuro que no siempre están apegadas a la realidad. Quizás el demandante exija más de lo que realmente podía percibir en los días en que ha quedado inactivo.

El demandado no está obligado a pagar una suma de dinero que no tiene respaldo jurídico. Por lo tanto, el acreedor debe hacer su reclamo con total base legal y ajustado a una economía razonable.

¿Qué ente legal puede ayudarte a probar el lucro cesante o daño emergente?

La prueba de lucro cesante puede abarcar una ponderación económica del tribunal y este a su vez puede solicitar el apoyo de peritos ingenieros en el que se realice un cálculo prudente de las operaciones económicas y que atestigüe de forma clara el valor que se ha dejado de percibir.

Todo lo anterior evidencia que para proceder a reclamar el lucro cesante es vital hacerlo por los tribunales correspondientes, los cuales fijarán criterios que tienen como objetivo establecer un equilibrio. De lo contrario, la parte demandada rechazará el reclamo, porque considerará que la perdida de ganancia es hipotética y fantasiosa. Esto a su vez perjudicará aún más a la parte afectada, es decir al acreedor.

Aunque se busque ayuda legal para hacer este tipo de cálculo, la realidad es que la determinación de la cuantía de la ganancia frustrada puede ser muy polémico, pues el importe exigido está sujeto a muchas variables.

Los tribunales han procurado mantener un orden razonable a este tipo de litigio, por consiguiente, han recurrido a algunos criterios estandarizados. Estos se aplican de forma general a una multitud de demandas, los cuales han sido útiles para dar punto final a la cuantificación del lucro cesante, y por supuesto que el acreedor quede indemnizado.

Sería ideal utilizar el parámetro establecido por la ley, no obstante, hay que reconocer que este implica conseguir pruebas realistas mediante una serie de papeleos tales como libros de contabilidad, declaraciones fiscales, según sea el caso. Por ello, con el objetivo de que el daño quede indemnizado se puede recurrir a los criterios estándar que, aunque son generales son una solución más rápida que la principal.

Conclusión

Ante circunstancias adversas como perjuicio, es vital que sepamos que tenemos todo el amparo de la ley para hacer una solicitud de reparación de daños presentes y futuros. No obstante, es vital que seamos razonables. A veces la ira por la injusticia infringida puede voltearse en nuestra contra y nos puede conducir a un sendero perjudicial.

Te animo a que investigues las opciones que tienes a disposición, con el objetivo de que puedas hacer una solicitud de lucro cesante con todas las herramientas a tu favor. Por otro lado, si eres la parte demandada, es vital que sepas cuáles son tus derechos con la finalidad de que puedas defenderte ante enriquecimiento por parte del demandado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *