Salud

Astenia otoñal: cómo los cambios estacionales afectan a nuestra salud

El otoño es la estación de la melancolía por excelencia. Más allá de la vuelta a la rutina, la caída de las hojas y los poemas evocadores, hay razones fisiológicas por las que su llegada afecta a nuestro estado de ánimo.

Puede que hayas experimentado cambios de humor, problemas de sueño o falta de apetito en las últimas semanas y lo hayas atribuido al estrés o a la mala nutrición sin considerar que puede ser una consecuencia del cambio de estación. Si has sentido estos cambios y quieres saber más sobre ello, entra en decoloresnatur.com para ver más consejos. Entonces aclaramos qué es este estado de ánimo, cómo nos afecta y qué podemos hacer para prevenirlo.

Consejos para tratar la astenia otoñal de forma natural

El clima sombrío, las temperaturas en descenso y el paisaje poco acogedor nos hacen sentir melancólicos, deprimidos, y en algunos casos, también podemos enfrentarnos al insomnio o a la fatiga crónica. Además, también durante este período, somos propensos a resfriados y enfermedades, el cuerpo se debilita.

La astenia otoñal es un problema común durante este período y suele ocurrir en todos los grupos de edad, desde los niños hasta los ancianos.

Tiene diferentes síntomas dependiendo del cuerpo y del estilo de vida de cada uno, pero en general, para evitar las condiciones específicas de esta etapa, es importante prestar especial atención a una dieta rica en vitaminas y proteínas, pero también seguir un horario regular de sueño.

¿Qué es la Astenia otoñal?

Es una alteración del estado de ánimo que puede dar lugar a diferentes trastornos biológicos. Incluso menos conocida que la astenia de primavera, la padece alrededor del 10% de la población y, aunque los expertos están de acuerdo en que no es una enfermedad, puede tener un impacto negativo en la vida diaria.

Su duración habitual es de entre una y dos semanas, teniendo el tiempo un valor clave, ya que si persiste puede dar lugar a un trastorno afectivo estacional, considerado una patología a tratar.

Las causas de este trastorno son principalmente la disminución de las temperaturas y la reducción de las horas de luz. La escasez de luz está íntimamente ligada a la producción de la llamada “hormona del bienestar”, la serotonina.

La serotonina, que se considera un neurotransmisor (aunque muchos la consideran una hormona), se encuentra en todo el cuerpo y participa en diferentes procesos corporales y psicológicos.

¿Cuáles son los síntomas de la astenia otoñal?

Pueden ser tanto físicos como mentales/emocionales. Los más comunes son el cansancio, la debilidad generalizada, la apatía, el insomnio, la somnolencia, la falta de concentración, la irritabilidad y la ansiedad.

¿Cómo podemos mitigar sus efectos?

Hay formas de mitigar el impacto de la Astenia otoñal o de acelerar el proceso de recuperación de nuestro cuerpo. Los buenos hábitos contribuyen a ello. Aquí hay algunos:

  • Realizar ejercicio moderado. El deporte genera endorfinas de apatía, elimina las toxinas de tu cuerpo y te da resistencia a la fatiga.
  • No duermas en tu móvil/tableta/televisión. La luz de las pantallas altera la forma en que tu cuerpo segrega melatonina.
  • Lleve una dieta sana y equilibrada. Debido a las bajas defensas, se necesita una dieta que ayude al sistema inmunológico a volver a su estado natural. Hidratarse y comer alimentos ricos en vitaminas y nutrientes es una recomendación común para estos casos.
  • Aprovechar las horas de luz. Adapte sus horarios al horario solar, para ayudar a producir serotonina.
  • Regula tus horas de sueño. Tanto el exceso como el defecto. No se trata de dormir más tiempo, la intención es que el sueño sea bueno.

Si los síntomas son prologados, es mejor consultar a un especialista para descartar otras condiciones que requieran tratamiento.

Remedios naturales para la Astenia otoñal

Para superar los cambios en este período más fácilmente, podemos usar con confianza todo lo que la naturaleza nos ofrece mejor. Una nutrición y un descanso adecuados son dos elementos clave que debemos tener en cuenta a principios del otoño. Recomendaré 10 remedios naturales para ayudar a combatir la astenia de otoño.

Astenia otoñal

Comer calabaza

La calabaza es la estrella del otoño, y esto no es en absoluto accidental. En su composición hay varias sustancias, incluyendo antioxidantes, que ayudan al cuerpo a relajarse, y ya no tendrá que afrontar el insomnio y la fatiga.

El jengibre, su aliado contra los resfriados

A medida que los resfriados se vuelven más comunes durante este período, es necesario utilizar diferentes alimentos que combatan los microbios. El jengibre es la mejor opción durante este período y esto es porque mantiene a raya los resfriados y la gripe. Además, consumido regularmente, ayuda a perder peso, intensificando las quemaduras.

Ginseng

Se considera una verdadera maravilla de la naturaleza. Desde la antigüedad, el ginseng ha sido usado para combatir la fatiga y para vigorizar el cuerpo. La mayoría de las sustancias activas se encuentran en la raíz de la planta.

La raíz de la planta tiene propiedades antiinflamatorias, antiulcerosas e hipotensivas. Además, el ginseng es un excelente estimulante del sistema inmunológico. Al consumir ginseng, se puede prevenir la instalación de la Astenia otoñal o se puede combatir si ya se ha instalado.

Propóleo

Es uno de los mejores remedios naturales para todo tipo de problemas, medicina real y antibiótico natural. Trata la cistitis, el dolor de garganta, la tos, los resfriados, incluyendo el acné. Pero, lo más importante, es bueno para estimular el sistema inmunológico. Se puede tomar con una cucharadita de miel o añadirlo a los zumos, limonadas o tés.

Valeriana

Si no puedes descansar, busca la ayuda de la valeriana. Esta planta maravillosa tiene un efecto sedante en el sistema nervioso, te ayuda a sobrellevar el estrés y a sentirte lleno de energía de nuevo. De esta forma, combatirás el insomnio, y tu cuerpo ya no sufrirá este problema.

Cítricos

En otoño e invierno, debes tener una dieta rica en cítricos. Contiene una gran cantidad de vitamina C, fortalece tu sistema inmunológico y te protege contra las bacterias.

Espino amarillo

El espino amarillo está lleno de antioxidantes, betacaroteno, flavonoides y contiene 10 veces más vitamina C que los cítricos. Las personas que lo consumen regularmente se beneficiarán de un escudo contra los resfriados.

Además, las milagrosas bayas de espino amarillo tratan con éxito una amplia gama de enfermedades, desde ansiedad, depresión, anemia, hasta trastornos del bazo, problemas hormonales, neumonía, gripe, diarrea, úlceras, gingivitis.

Miel

Tiene propiedades hidratantes, nutritivas, antibacterianas y antiinflamatorias. Contiene vitaminas, minerales y nutrientes que el cuerpo necesita mucho, especialmente en la temporada de frío. Tome una cucharadita de miel todas las mañanas con el estómago vacío. Si no, añada miel al té. ¡Pero ten cuidado! La miel no debe ser puesta en líquidos calientes porque pierde sus propiedades

Conclusión:

Podemos usar productos naturales a nuestro favor, desde frutas y verduras hasta tés. Como el otoño es rico en vitaminas, podemos usarlas para regular el ritmo biológico a la normalidad. Las frutas son una fuente segura, natural y barata para la astenia de otoño.

Además, no te aísles, no te quedes en la casa, hosco, con las persianas bajadas. No importa el frío y lo desagradable que sea afuera, e incluso si llueve con un cubo, dé un pequeño paseo. El movimiento es bueno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *