¿Cómo funciona un calentador de agua eléctrico?

Un calentador de agua es un dispositivo termodinámico que utiliza energía para elevar la temperatura del agua. Los calentadores de agua más habituales son la caldera a gas natural o butano y el termo eléctrico.

En la actualidad la mayoría de las personas prefieren adquirir un calentador de agua eléctrico por su facilidad de instalación. Es por ello que hoy te explicaremos como funciona uno.

¿Cómo funciona un termo eléctrico?

Un calentador o termo eléctrico calienta agua a través de una resistencia eléctrica que se encuentra ubicada en su interior. Cuando el agua ha alcanzado la temperatura adecuada, la cual está entre los  60 °C y los 75 °C, el termostato interrumpe la alimentación de corriente hacia la resistencia, la cual se apaga automáticamente con la finalidad de no consumir más energía eléctrica.

Además, la resistencia cuenta en su interior con una sonda que permite detectar cuando la temperatura llega al rango óptimo, así como cuando baja demasiado, para que la resistencia se ponga nuevamente en marcha.

Ventajas del calentador de agua eléctrico

Una de las mayores ventajas de este calentador de agua eléctrico es que el agua se mantiene a temperatura constante en su interior, por lo que no tendremos que esperar cuando la vayamos a utilizar.

Gracias a esto cuando abrimos la llave del baño, cocina, lavadero o de la ducha el agua sale caliente de forma inmediata. De esta forma se ahorra mucha del agua que se desperdicia con otros calentadores, en donde se debe dejar correr esta hasta que se encuentre a la temperatura adecuada.

Por otro lado, los calentadores termoeléctricos son los más sencillos de instalar en cualquier zona de los hogares y requieren de un mantenimiento menor que cualquier otro tipo de calentador, lo que reduce significativamente los costes de su uso.

Inconvenientes del calentador de agua eléctrico

Uno de los principales inconvenientes del calentador de agua eléctrico es que necesita de mucha electricidad para poder funcionar y ofrecer al usuario el caudal de agua caliente que precisa.

Si no se usa durante todo el día y se mantiene enchufado las 24 horas del día, en lugar de ser empleado solo cuando se amerite, se puede ver un aumento de la factura eléctrica hasta en un 50 %.

Además, hay que tener en cuenta que una vez que se termina el agua caliente que se encuentra almacenada, tarda un tiempo en calentar de nuevo el agua fría que va entrando en los depósitos de agua, por lo que si en la vivienda se duchan varias personas seguidas tendrán que esperar para volver a usarlo.

Consejos para ahorrar con un calentador eléctrico

Existen varios consejos que puedes seguir para conseguir la máxima eficiencia energética y evitar penalizaciones al Certificado Energético de tu vivienda. Así podrás ofrecer al usuario las mayores posibilidades de ahorro en el consumo eléctrico, algunos de ellos son:

Compra un calentador eléctrico que se pueda programar. Muchos de los termos eléctricos vienen con un programador digital que te permite ajustar la temperatura, la potencia y los diferentes horarios de uso. De este modo se podrá programar el horario en que vamos a utilizar agua caliente y de esta forma la tendremos lista para cuando la necesitemos.

Evita los baños y date sólo duchas, ya que así el consumo de agua será menor. Cuando estés enjabonándote no dejes el grifo abierto y utiliza el agua sólo para remojarte al principio y aclararte al final.

Utiliza un perlizador en los grifos y en la ducha: Así se ahorrará hasta el 50% del agua, manteniendo la misma sensación, y el 50% de la energía necesaria para calentar. Los termos eléctricos permiten trabajar con una presión de agua muy baja y un caudal muy pequeño, lo que beneficia el ahorro de agua.

Para ahorrar con un termo eléctrico nos debemos centrar en la necesidad de elegir el termo eléctrico correcto para nuestro hogar y, para ello, uno de los aspectos fundamentales es elegir correctamente la capacidad que necesitamos.

Recomendaciones

Cuando compres tu calentador eléctrico es recomendable que te fijes muy bien en los sistemas de seguridad que posee, es importante que incluya una rejilla protectora que cubra la fuente de calor, que cuente con un sistema de seguridad de auto-apagado, que las zonas para manipular el calefactor sean tibias al tacto, entre otros aspectos.

A la hora de instalar el calentador sitúalo cerca del baño, o del punto de suministro principal. Puesto que si se coloca muy lejos del lugar donde se usará el agua, mucho del calor se puede perder en el traslado del agua al ser absorbido por la tubería.

¿Cómo funciona un calentador de agua eléctrico?
4.8 (96%) 10 voto[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *